top of page

Comunicación, memoria, cultura

Conferencia de Carlos Henriquez Consalvi


El jueves 19 de noviembre de 2015 se ha llevado a cabo, en la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” de San Salvador, la conferencia con Carlos Henríquez Consalvi, conocido como “Santiago”, quien, en enero de 1981, en las montañas de Morazán, (El Salvador) fundó con otros, Radio Venceremos, la cual se convirtió en su voz durante once años. Consalvi hoy dirige el Museo de la Palabra y la Imagen (MUPI) dedicado al rescate de diversos archivos, documentales y audiovisuales sobre las luchas sociales.


Identifi­cándose como un salvadoreño nacido en los andes venezolanos, desde muy pequeño Carlos conoció las dictaduras militares que afectaron a los pueblos mesoamericanos, tratando de crear grupos políticos y de construir espacios de libertad de expresión con otros jóvenes. Era aún estudiante de periodismo, cuando escuchó por las noticias que un terremoto había destruido la ciudad de Managua, nace así su primer impulso de ayudar y comienza a buscar la manera de viajar a Centroamérica.


Desde allí participó en la construcción de algunos medios de comunicación, montó una radio bilingüe en la costa Atlántica y formó a jóvenes en locución y técnicas de radio; todo ello sin medio y de una forma muy rudimentaria.


Al enterarse de la muerte de Monseñor Oscar Romero se originó en él un verdadero cataclismo. Fue así como llegó a nuestro país donde, junto con otros, y en especial con el amigo Maravilla Hernán Vera, fundan “Radio Venceremos”. Fue un salto diferente llegar a El Salvador.


Relató que una vez, en Santa Rosa de Lima (El Salvador), pasaron a recoger a una persona muy robusta, pesaba alrededor de 220 libras, mejillas rojas, con una biblia debajo del brazo; se trataba de un sacerdote, Padre Rogelio Poncele. Y a él le preguntaron: “y a este hombre, ¿cómo le vamos a llamar?” -porque en esa época había que cambiarse el nombre-. Entonces Padre Rogelio responde: “¡llamémosle Santiago!”, que era el nombre del apóstol más rebelde. Nombre que él lleva con cierto orgullo.


Referente a la radio, mencionó que todos los comienzos fueron muy rudimentarios, el transmisor de la radio era un antiguo transmisor de la segunda guerra mundial, que era para telegrafía, pero lograron utilizarlo para transmitir la voz. El transmisor funcionaba en la banda internacional y se podía escuchar en cualquier parte del mundo. La radio se llamó “Venceremos” porque ese nombre daba la convicción de esperanza de que se iba a vencer. Ellos eran el único referente para la prensa internacional, que se encontraba en los principales hoteles capitalinos y eran la única referencia para saber lo que sucedía desde el Río Sapo hacía arriba. Para ello tuvieron que vencer una campaña en su contra.


Sin embargo, la radio, gracias a la creatividad de los jóvenes salvadoreños, creó hasta una computadora conectada a un transmisor, donde lo que se escribía salía en la pantalla a kilómetros de distancia. Así, desde Managua enviaban los editoriales del New York Time, Le Monde Diplomatique, etc., que leían al aire para todos los radioescuchas.


Hoy Santiago sigue siendo un comunicador y el papel que ha decidido jugar es aquel de promover la memoria para que se pueda mirar hacia adelante sin caer en los problemas del pasado.




6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page