top of page

Educar con la propia humanidad

Cineforum del movimiento The Great Teachers


Entre finales de octubre e inicios de noviembre de 2015, el movimiento The Great Teachers organizó el Cinefórum Hápax Legómenon, término griego que significa “dicho una sola vez”, en una serie de tres viernes consecutivos en la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán de Tegucigalpa.


Cada uno es un Hápax Légomenon, o sea una sinfonía o un poema inédito, exclusivo y no reemplazable. Con esta conciencia los docentes quieren enfrentar su responsabilidad en el mundo, sabiendo que los que tienen al frente son, antes que todo, seres humanos, únicos y con las mismas necesidades y deseos, es decir con el mismo deseo de realización.


“Ser y tener” de Nicolas Philibert, Francia, año 2002 A un profesor a punto de jubilarse, le asignan dos grupos diferentes de niños: unos chiquitos y otros que ya van a la secundaria. Él no sólo enfrenta cuidadosamente cada día las lecciones del programa, sino que enfoca su enseñanza de manera singular, intentando crear en su ambiente una amistad entre los niños y estableciendo con ellos y con sus familias relaciones humanas, basadas en una interacción y en la solidaridad. En su práctica y en su relación con los niños y jovencitos, cuida cada detalle, es decir, cada experiencia con el significado profundo de humanidad. Cada momento es ocasión propicia para educar, para ser amigo, para dar un consejo, para sonreír y aprender.



“Entre los muros” de Laurent Cantet, Francia, año 2008 Francois es un joven docente que llega a ocupar una plaza en un colegio en la periferia francesa. Allí se encuentra con alumnos de varias culturas, de modo que el panorama y el ambiente son de “clase multicultural” o “multirracial”. Cada día se le presenta un caso, un conflicto, una discusión, un asunto problemático. Aunque no quiera, se va involucrando con el ser y sentir de los muchachos.Al principio está molesto o confundido pero al mismo tiempo los jóvenes encuentran en él un profesor que los ve y escucha. Así, su tarea se va volviendo no sólo la de enseñar, con mucha paciencia, la asignatura de francés, sino que educarlos a la vida con sus dificultades y dramas, aún corriendo el riesgo de parecer severo y estricto.




“Hoy empieza todo” de Bertrand Tavernier, Francia, año 1999 En una sociedad donde la burocracia es más importante que las personas y la educación, el director Daniel Lefebvre lidia con los problemas cotidianos de sus estudiantes, yendo más allá de su papel de administrador. Cada familia se ve representada en cada niño con el dramatismo propio de la precariedad, abandono e intolerancia, actitudes propias de la sociedad actual. El ser educador no se debe limitar al aula, a los horarios, a las tareas, a los contenidos o al salario. La tarea de educador es algo noble, algo con lo que comprometerme con seriedad y responsabilidad. Ir hacia el otro es parte fundamental de mi persona porque educar es acompañar, es compartir las alegrías, lo cotidiano, ponerse a la par del otro, en la conciencia de tener un mismo origen y de que somos llamados a un mismo destino.


9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page