top of page

La identidad que educa mi arte

Conferencia del artista Pastor Sabillón


El Centro Cultural One Way, en el marco de su ciclo de conferencias “Vidas dedicadas”, continúa planteando a sus invitados una pregunta sencilla e inevitable: “¿A quién y a qué cosa, tú, en primera persona, has dedicado y dedicas la vida?”. Esta vez, se dirigió la interrogante al escultor y profesor hondureño, Pastor Sabillón, quien habló sobre “La identidad que educa mi arte”. La ponencia se llevó a cabo el 22 de enero de 2013, en las instalaciones de la Universidad Centroamericana José Simeón Simeón Cañas.



Pastor Sabillón nació en Santa Cruz de Yojoa, Honduras. Es catedrático de la Escuela Nacional de Bellas Artes desde 1972. Entre sus estudios destacan la especialidad en Cerámica y Escultura en la Escuela Nacional de Bellas Artes, Honduras; la especialidad en restauración en cerámica precolombina y colonial, en Panamá, y estudios de cerámica, en Japón. Ha participado en espacios reconocidos de las artes plásticas a nivel nacional e internacional, obteniendo varios premios y menciones honoríficas. La sencillez y humildad de su persona se plasman también en sus obras, las cuales no están desligadas de la realidad. Su arte es propositivo y, como él mismo lo define, da un juicio frente a lo que sucede, un juicio que no se adecua a los esquemas de todos, esquemas que sólo miran el provecho y el éxito.


Una de sus obras preferidas es la que tituló “Voces silenciosas”, con la cual ganó, en Honduras, el Premio Único de Cerámica. Este trabajo tiene un mensaje en contra del femicidio, un delito que día a día va incrementándose en las estadísticas de homicidios en la región centroamericana. La obra elaborada con barro muestra a varias mujeres expresando, a través del lenguaje de señas, la leyenda “No al femicidio”. Cada una de las figuras presentadas tiene una característica que identifica alguna dificultad o reto que enfrenta el género femenino. Pastor comentó que se tardó alrededor de cuatro meses en madurar la idea.


Entre todas las artes plásticas, prefirió la cerámica. “Es la más completa. Resume todo. Es un arte que trasciende”, afirmó. En la mayoría de sus creaciones retrata diversas problemáticas sociales: “En la cerámica he tocado varios temas como la pobreza, la pérdida de valores y los crímenes en contra de la mujer. Mi arte lo tomo como una manera de denuncia”.


El artista proyectó algunas de sus obras, destacando de ellas no sólo su valor artístico, sino el significado que expresan. De esta manera, fue explicando a los asistentes porqué las hizo de esa determinada forma y qué quiso decir a través de ellas: “El artista está en una constante búsqueda, siempre está tratando de ser diferente, de no repetir lo que los demás hacen o piensan”. Como artista siempre tiene muchas ideas, y desearía plasmarlas todas, pero que a pesar de eso, él ya tiene una línea a seguir que lo hace no acomodarse a la mirada de los demás.


Además de dedicarse a la escultura, también da clases. Su profesión de maestro lo ha llevado a estar en un constante contacto con los jóvenes, a quienes motiva a empeñarse en todo y trabajar por lo que les gusta. “Yo les digo a mis estudiantes que no importa tanto la técnica que se use, sino la obra ya terminada”. El arte también es producto de un amor, de un empeño que nace del deseo de dar un juicio.


Por lo tanto, este amor que mueve a la acción es un amor hacia la realización verdadera del hombre. Este amor uno lo descubre en las circunstancias que vive. Propiamente porque el hombre busca en su entorno la felicidad, debe encontrarla en experiencias concretas, en aquellos lugares donde hay personas que corresponden a su realización y que lo quieren no para el interés de ellos, sino para que realice su destino en la vida.







24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page