La ruta del hambre

Conferencia de la Profesora Melissa Merlo


Melissa Merlo, catedrática de Literatura en la Universidad Pedagógica Nacional “Francisco Morazán”, de Honduras, fue invitada por el Centro Cultural One Way, para dialogar sobre “La ruta del Hambre", el día jueves 26 de abril de 2012, en el Museo Casa Morazán.


Comenzando su ponencia con la frase de Virgilio “¡Oh hambre sagrada de oro!, ¿qué no harás que los corazones humanos no lleven a cabo por tu culpa?”, la profesora Merlo trazó la ruta del hambre a través de la literatura. La poesía escrita y presentada en sala por la ponente, fue el hilo conductor hacia la búsqueda de una respuesta a estas hambres por las que el mundo se muere, hambre del pan cotidiano. En este sentido, ella reflexionó sobre el hambre como metáfora de las necesidades del hombre: “hambre de amor, de sabiduría, de libertad, de justicia” y, la que consideró la más peligrosa de todas, el hambre de poder que ha desatado guerras y muertes sin fin. “Mientras estamos aquí acompañándonos, a hombres y mujeres de todas las edades se les está arrebatando la vida”, expresó la profesora.


La conferencia invitaba a cambiar la mirada vana de todos los días, por una más cautelosa. Tal como dijo la profesora, el tema incitaba a reflexionar que “el hambre que sentimos no se calma con un chocolate, por exquisito que sea, ni con un libro, ni con grupo de estudiantes”. Frente a esta insatisfacción, la mayoría de las veces se escoge el camino más fácil, y esta “gran señora” llamada costumbre o indiferencia sepulta silenciosamente en nuestro corazón el deseo de un bien mayor.


La poesía social o comprometida que se declamó durante la ponencia puso en evidencia que la grandiosa miseria del hombre es el signo de la existencia de una respuesta a nuestra hambre. En conclusión, se afirmó que la ruta del hambre y el “peligroso” mundo de reflexiones que éstadesata son interminables. No sabemos cómo saciar el hambre de las hambres en esta vía de sobrevivencia y que, invariablemente, al mismo tiempo sentimos una presencia magnánima que a veces pretendemos ignorar, y a la que recurrimos como niños asustados o agradecidos porque nos espera sin esperar.



13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo