Mal de Chagas: una enfermedad de oculta a ocultada

Conferencia del Dr. Rafael Bonilla


El Centro Cultural One Way, continuando con su ciclo de conferencias sobre el tema “Auri Sacra Fames” (El hambre sagrada del oro), invitó a participar como ponente al doctor Rafael A. Bonilla, cardiólogo clínico y nuclear, bajo el título "Mal de Chagas: Una enfermedad de oculta a ocultada", el día jueves 3 de mayo, en la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA).

“No estalla como las bombas, ni suena como los tiros. Como el hambre, mata callando. Como el hambre, mata a los callados: a los que viven condenados al silencio y mueren condenados al olvido", decía el escritor uruguayo Eduardo Galeano respecto a la enfermedad del mal de Chagas.


La vinchuca o chinche selvático, también conocido por los doctores y científicos como “triotoma”, es un minúsculo insecto de tres milímetros de longitud. Su existencia y la de la enfermedad que transmite, el mal de Chagas, fue descubierta hace casi un siglo (1909) por el doctor que le da nombre, Carlos Chagas. En caso de desarrollarse, la enfermedad ataca a los órganos vitales del cuerpo infectado (corazón, intestinos o sistema nervioso) y provoca, entre quienes la sufren en grado agudo o crónico, lesiones invalidantes y un lento deterioro que conduce a la muerte.


A pesar de la gravedad de la enfermedad, todavía hay quienes niegan su existencia. En este sentido, el doctor Bonilla detalló que esto sucede porque la mayoría de gente que la sufre es pobre, y entonces no resulta rentable tratarla. Entre los factores que hacen que la enfermedad, de por sí oculta, sea ocultada, se puede mencionar el poco interés del Estado, de investigadores, médicos, la industria farmacéutica y los medios de comunicación. “Es que esta es una enfermedad sin poder (...), quienes la padecen no tienen el dinero para el tratamiento, porque es la enfermedad de los pobres, y el hecho de hablar de pobreza es una piedra en el zapato”, aseveró el invitado. De igual manera, los portadores y los enfermos chagásicos se convierten en actores de ocultamiento porque ni ellos mismos saben que padecen este mal.


Para el ponente, esta ignorancia también viene de parte de la sociedad, que no conoce sobre la enfermedad y, por ende, no toma conciencia de que la chinche puede estar entre las paredes de sus casas y no se han dado cuenta. “Se presta más atención al VIH que al mal de Chagas, cuando hay más muertes de pacientes chagásicos que de personas con SIDA”, expresó el doctor, detallando que “cien millones de personas viven en áreas de riesgo de contraer la enfermedad, y han habido 43.000 muertos en los últimos años”.


Al terminar la conferencia, hubo quienes quisieron saber por qué si para todos no resulta una enfermedad rentable, el doctor decidió interesarse sobre ella. “Porque trabajar para los que nadie quiere te hace más humano, y con una semilla sembrada entre las personas a las que les interese el tema, la información se va poco a poco a multiplicar”, respondió el invitado.



21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo