top of page

Rebelión en La Granja

George Orwell (autor), 1945

“Rebelión en la granja” (Animal Farm) es una novela satírica del escritor y periodista británico Eric Arthur Blair, más conocido por el seudónimo de George Orwell, publicada en 1945. La obra trata acerca de una granja donde los animales toman el poder y forman su propio gobierno que, lejos de las expectativas, acabará convirtiéndose en una tiranía brutal.


La granja del señor Jones se empobrece día a día. El amo se ocupa cada vez menos de sus animales y dedica el tiempo a beber en la taberna del pueblo. El cerdo más viejo y respetado, el Viejo Mayor, una noche reúne a todos los animales para explicarles que el hombre los explota y que todos los males que viven son causados por él. Todos los animales escuchan con atención, sobre todo, los cerdos, los animales más inteligentes.


El Viejo Mayor dicta los conceptos claves del “animalismo”: “todo lo que camina sobre dos pies es un enemigo, todo lo que camina sobre cuatro patas o tenga alas es amigo, ningún animal usará ropa, ningún animal dormirá en una cama, ningún animal beberá alcohol, ningún animal matará a otro animal y todos los animales son iguales”. La reunión se concluye con la canción “bestias de Inglaterra”, himno de liberación de los animales contra la opresión del hombre. Pocos días después el Viejo Mayor muere, pero su sueño de revolución acontece una noche en que el señor Jones regresa tan borracho que olvida darle de comer a los animales. El hambre hace que todos se rebelen y se adueñen del terreno, empujando al señor Jones fuera de él.


Dos cerdos, Bola de Nieve y Napoleón, dirigen la revolución. El primero se ocupa de los animales, de su instrucción y de su trabajo, mientras el segundo toma el mando, oculta a los perros recién nacidos para prepararlos como su guardia personal y disfruta de la habilidad oratoria de otro cerdo, Squealer, que convence a los animales sobre la oportunidad de su acción.


Cuando Bola de Nieve termina de planificar la construcción de un molino de viento que permitirá a los animales trabajar solamente tres días a la semana, Napoleón, junto a sus perros, lo derrota, lo saca de la granja y se adueña del proyecto. Nadie se opone a las explicaciones de Napoleón que muestra cómo si Bola de Nieve trabajara para el regreso del señor Jones. Así él inicia su gobierno asegurado por la fuerza de los perros, la oratoria de Squealer y la ignorancia de los animales, que ven cambiar los ideales del animalismo en reglas a favor de los cerdos que viven en la casa del antiguo dueño, beben whisky y cerveza, matan a quienes los contradicen, se visten como hombres y hasta aprenden a caminar en dos patas.


Con el pasar del tiempo, se realiza la construcción del molino, gracias a la labor estajanovista del caballo Boxer (que trabaja hasta enfermarse y que, como recompensa, termina su vida en el matadero, exactamente como en los tiempos antiguos). Mientras los hombres intentan recuperar la granja, Napoleón y los otros cerdos prohíben la canción revolucionaria, promueven el comercio con los mismos hombres y regresa el hambre que sufren los animales cada invierno, como en los viejos tiempos. “De algún modo parecía como si la granja se hubiera enriquecido sin enriquecer a los animales mismos; exceptuando, naturalmente, a los cerdos y a los perros.”

22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page